Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
19 novembre 2013 2 19 /11 /novembre /2013 13:41

Anarkismo.net     http://www.anarkismo.net

 

Proceso de paz: ¿de las puertas abiertas al portazo en la cara?

Tuesday November 19, 2013
 by José Antonio Gutiérrez D.

 

Las vacilaciones de Santos son expresión de las contradicciones internas, objetivas, que presenta el propio bloque en el poder, y aunque haya avances, estos incidentes nos devuelven una sana dosis de realismo político. Tácticamente, por ahora, le conviene a Santos mostrar avances en las negociaciones, por cálculos puramente electoralistas. Solamente el pueblo tiene las llaves de la paz. Solamente el pueblo puede evitar que la oligarquía, dependiendo de sus caprichos pasajeros o de sus cálculos frívolos e irresponsables, vuelva a cerrar de un portazo en la cara, la posibilidad de superar más de medio siglo de guerra, como ya lo ha hecho tantas veces.

paz.jpg

 


Proceso de paz: ¿de las puertas abiertas al portazo en la cara?

Los importantes aspectos que hasta el momento se han acordado en el tema de la Participación Política, nos colocan a los colombianos en la posibilidad de comenzar a abrir las puertas de una verdadera democracia.
(Declaración de la delegación de paz de las FARC-EP, La Habana, Cuba, 6 de Noviembre, 2013)

Resultaba apenas obvio. Sabíamos que apenas se anunciara un nuevo avance en las negociaciones de paz, como efectivamente ocurrió en el segundo punto sobre participación política el día 6 de Agosto, aparecerían el “idiota del pueblo”, Álvaro Uribe Vélez, de la mano con su fiel perrito faldero, el ministro de guerra Juan Carlos Pinzón, a torpedear el proceso de paz. Resulta que ahora, la “inteligencia policial” (valga el oxímoron), según el ministrico de guerra, ha descubierto un plan de la columna móvil Teófilo Forero de las FARC-EP para atentar, supuestamente, contra Uribe – también contra Francisco Santos y, sorprendentemente, contra el fiscal Montealegre, un amigo del proceso de paz[1].

Uno no tiene que ser demasiado desconfiado para recordar la seguidilla de auto-atentados por parte de los enemigos “no tan agazapados de la paz”. Mal que mal, Uribe ha hecho política asediado por planes “terroristas” que luego resultaron haber sido ideados por sus amigotes y súbditos en el ejército, como parte de una macabra campaña publicitaria… ¿cómo olvidar los “atentados” en las campañas presidenciales de Uribe montados por el DAS o los petardos puestos por la XIII Brigada del Ejército en el Barrio Gaitán en el 2006, hecho en el que hirieron a varios soldados y asesinaron a un pobre reciclador? ¿Cómo olvidar el caso del collar-bomba durante las negociaciones del Caguán? ¿Cómo olvidar que los medios, así como autoridades civiles y militares, culparon falsamente a las FARC-EP en todos estos casos?[2]. El momento de aparición de este supuesto complot, apenas unos días después de las buenas nuevas en las negociaciones, no hace sino aumentar las sospechas.

Por supuesto, los medios que siempre se hacen eco de la propaganda negra del uribismo, se escandalizaron sin siquiera indagar los hechos. Los periodistas críticos e investigativos hace rato que fueron purgados, así que casi no hay quien haga este trabajo con profesionalismo. Su reacción refleja es dar crédito a cualquier bobada que se diga de las FARC-EP, siempre y cuando sea algo negativo. “Inaceptable” gritan a los cuatro vientos mientras se rasgan los vestidos. Lo realmente grave, no es ni la reacción del uribismo, ni de los serviles medios, ni siquiera las del ministerio de guerra (ie., defensa). Lo realmente grave es que el propio jefe de la comisión negociadora del gobierno, Humberto de la Calle, se haya hecho eco de esta histeria mediática "Si en La Habana hemos hablado de tolerancia, pluralismo, las Farc deben brindar garantías de no agresión y no estigmatización. No debemos olvidar que el propósito de las conversaciones es que estas amenazas desaparezcan de la faz de Colombia”[3].

Una declaración muy conmovedora, por cierto. Pero para que no suene tan ofensivamente hipócrita, nos gustaría que el gobierno midiera sus propias acciones con la misma vara con las que mide las supuestas intenciones de la insurgencia. Pues el terrorismo de Estado, que golpea sin merced a civiles, miembros de la oposición y dirigentes populares, sigue intacto. Indigna que el gobierno amenace con retirarse de las conversaciones de paz si los planes para atentar contra Uribe fueran ciertos, pero no detiene la matanza de dirigentes populares asesinados por órdenes del círculo íntimo de la elite dorada, por matones contratados desde estamentos del Estado y empresariales. Debemos recordar los recientes asesinatos del dirigente campesino y ambiental César García en el Tolima, de los dirigentes de Marcha Patriótica Edier Otero y Ana Isabel Valencia en el Quindío, del sindicalista de Nestlé Óscar López, asesinado en medio de una huelga, para comprobar lo que estoy diciendo. Hay que exigirle a de la Calle y a este gobierno que, de la misma manera que se indignan ante este supuesto complot contra Uribe (que huele a puro falso positivo), sepan que el pueblo también se indigna ante los hijos e hijas que nos matan. Que sepan que su sangre es tan preciosa como la nuestra. Nuestros muertos no valen menos, aunque esta oligarquía criminal lleve décadas matando a hijos del pueblo igual que moscas.

Lo inaceptable, en realidad, es que en el país que se asesinan más sindicalistas, defensores de derechos humanos y dirigentes sociales en el mundo, se gaste en el esquema de seguridad del parásito de Uribe Vélez más de $15.000.000 de pesos anuales (incluidos 300 escoltas y su hogar en un búnker militar en el norte de Bogotá)[4]. Indigna este doble rasero, la excesiva protección a este delincuente de cuello blanco, cuando miles de colombianos viven bajo el miedo de las amenazas de sicarios a sueldo de unidades del Ejército.

Este incidente nos recuerda lo frágil del proceso. Como escribía un compañero recientemente, las “puertas de la paz están abiertas, pero cualquier ventarrón puede cerrarlas con mucho estruendo. (…) Puertas abiertas si, y sólo sí, nos atravesamos a tiempo para impedir que las tiren de un portazo”[5]. Por lo mismo, debemos ser conscientes de que la única fuerza que debe blindar el proceso de paz y exigir la implementación de los acuerdos es la fuerza del pueblo organizado en torno a una gran alianza por la solución política al conflicto. La oligarquía no tiene ningún interés estratégico en terminar la guerra sucia (mucho menos en alcanzar la paz con justicia social). A lo sumo, su interés en las negociaciones es de carácter táctico.

Las vacilaciones de Santos son expresión de las contradicciones internas, objetivas, que presenta el propio bloque en el poder, y aunque haya avances, estos incidentes nos devuelven una sana dosis de realismo político. Tácticamente, por ahora, le conviene a Santos mostrar avances en las negociaciones, por cálculos puramente electoralistas. Pero hay que ver cómo evalúan su conveniencia a medida que la campaña presidencial avance. O, peor aún, habrá que ver si Santos sigue tan entusiasmado con la paz después de las elecciones. De momento, parece que Santos tiene demasiado capital político en las negociaciones para arrojarlas por la borda. Pero en este cálculo, como se dice en criollo, le vale huevo la vida y el bienestar de los colombianos… ¿por qué? Pues porque los miembros de su clase social nunca han puesto combatientes para la guerra ni ésta se libra en sus barrios.

Es por ello imprescindible disociar los dos procesos, electoral y negociación de paz. No podemos aceptar que el proceso de paz lo conviertan en una herramienta de chantaje político. Dos hechos hoy vienen a poner en cuestión el chantaje político del santismo. Por una parte, la aparición de Aída Avella como candidata presidencial de la UP, que en el plano político-electoral viene a mostrar que Santos no puede monopolizar la “candidatura por la paz”. Y por otra parte, el avance, lento, muy lento, pero real, de la unidad del pueblo, pese a lo rezagado del movimiento sindical y al fraccionamiento del movimiento estudiantil. Unidad que se forja, necesariamente, desde abajo y en la lucha, más allá de la coyuntura electoral, que mediante los acuerdos que se van alcanzando entre diversos movimientos sociales al calor de las luchas agrarias, se convierte poco a poco en un actor soberano en derecho propio que rebasa los estrechos marcos de la democracia representativa.

Solamente el pueblo tiene las llaves de la paz. Solamente el pueblo puede evitar que la oligarquía, dependiendo de sus caprichos pasajeros o de sus cálculos frívolos e irresponsables, vuelva a cerrar de un portazo en la cara, la posibilidad de superar más de medio siglo de guerra, como ya lo ha hecho tantas veces.

José Antonio Gutiérrez D.
18 de Noviembre, 2013




[1] http://www.semana.com/nacion/articulo/atentado-contra-u...906-3
[2] http://www.caracol.com.co/noticias/bogota/serian-6-los-....aspx ;http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_5...0.stm ;http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/atentados.html ; El Espectador, 10 de Septiembre, 2006. Ver también un artículo previo titulado “Falsos Positivos, los horrores de una guerra mediática” http://anarkismo.net/article/10199
[3] http://www.noticiasrcn.com/nacional-justicia/si-plan-at...paz-0
[4] http://www.semana.com/nacion/articulo/uribe-esquema-de-...924-3
[5] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=176635&titular=p...rtas-

 

Comments (1 of 1)

Jump To Comment: 1
by Jorge Enrique Botero - Las 2 Orillas
 Tue Nov 19, 2013
 

Jorge Enrique Botero de Las 2 orillas habló con el jefe de la delegación en La Habana. Esto fue lo que dijo:

—¿Cómo recibieron la noticia de que el Gobierno había detectado un supuesto atentado contra Uribe?

—Con sorpresa, porque después de haber llegado a un punto tan alto, casi de irreversibilidad, el Gobierno -a través del mindefensa y del director de la Policía- se encargó de empañar semejante logro. Lo peor fue oír al doctor De la Calle tejiendo especulaciones sobre este falso positivo informativo, que luego fue desmentido por el señor general Barrera, comandante de las Fuerzas Militares. El jefe de la delegación de paz del Gobierno debería dedicarse más bien a mantener viva la esperanza de la opinión nacional en este proceso para la terminación del conflicto y no atizar dudas a la marcha indefectible de Colombia hacia la reconciliación.

Cuando el Gobierno ordenó recientemente a las fuerzas armadas ir por Timochenko, o sea asesinarlo, se consideró que eso era normal y legítimo. Nadie se escandalizó. No podemos aceptar que chismes extra mesa interfieran en el avance del proceso.

—¿El fiscal Montealegre en la mira de las FARC?

—Un hombre que le ha apostado generosamente a la paz como derecho síntesis no puede más que merecer la confianza y el aplauso de los colombianos. Eduardo Montealegre ha sabido enfrentar con argumentos políticos y jurídicos incontestables la insania del Procurador, quien se cree la mismísima reencarnación de Tomás de Torquemada. El señor fiscal ha hecho una lectura correcta al reafirmar su vocación de paz.

—¿Qué les pareció la designación de Óscar Iván Zuluaga como candidato presidencial?

—Fue una decisión cantada del sector más retardatario de la derecha colombiana encabezado por Álvaro Uribe Vélez. Esa designación reafirmó las dudas sobre las maniobras truculentas y mafiosas que reinan en el Uribe Centro Antidemocrático. Esa candidatura nació muerta pues el pueblo colombiano no le va a seguir jugando a la guerra. Una amarga lección recibió Pachito, quien tuvo que vivir en carne propia el extendido refrán popular que dice “así paga el diablo a quien bien le sirve”. La deslealtad y la traición es el estilo del uribismo y de los poderes gangsteriles que este sector representa. No nos extrañemos si Uribe cambia a Zuluaga cuando vea que su candidatura no despega.

—¿La foto del catamarán?

—Esa foto es del primer ciclo. A estas alturas es una imagen borrosa en nuestra memoria. Esta isla donde dialogamos y trabajamos sin pausa por la paz de Colombia es un lugar privilegiado de nuestra América; parece hecha por Dios para el deleite de toda la humanidad. Cómo no gozar de su sol perpetuo, de sus playas y su mar. En lugar de armar escándalos frívolos, los directores de los medios deberían venir de vez en cuando a disfrutar de La Habana y de toda Cuba.

 

Anarkismo.net is a international anarchist-communist news service

Partager cet article

Repost 0

commentaires

Miguel Bakunin

 

 

Carl Sagan

Así, a medida que la ciencia avanza, Dios parece tener cada vez menos que hacer. Es un gran universo, desde luego, por lo que Él, Ella o Ello, podría estar ocupado provechosamente en muchos sitios. Pero lo que evidentemente ha ocurrido es que ante nuestros propios ojos ha ido apareciendo un Dios de los vacíos; es decir, lo que no somos capaces de explicar, se lo atribuimos a Dios. Después, pasado un tiempo, lo explicamos, y entonces deja de pertenecer al reino de Dios. Los teólogos lo dejan de lado y pasa a la lista de competencias de la ciencia.

 

Carl Sagan: “La diversidad de la ciencia” [2007]



 

Stepehen Hawking

"La estirpe humana no es más que un sustrato químico en un planeta pequeño, orbitando alrededor de una estrella mediana, en los suburbios de una galaxia del centenar de miles de millones que existen"

 

Carlos Marx

“Durante el curso de su desarrollo, las fuerzas productivas de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo cual no es más que su expresión jurídica, con las relaciones de propiedad en cuyo interior se habían movido hasta entonces. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas que eran, estas relaciones se convierten en trabas de esas fuerzas. Entonces se abre una era de revolución social” (1859)

 

 

Albert Einstein

Si una idea no parece absurda

de entrada,

pocas esperanzas

hay para ella.-

 

Groucho Marx

"El secreto de

la vida es

la honestidad y

el juego

limpio, si puedes

simular eso,

lo has conseguido."  

  

MARX, Groucho (1890-1977) 
Actor estadounidense