Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
14 novembre 2013 4 14 /11 /novembre /2013 14:34

Anarkismo.net     http://www.anarkismo.net

 


Negociaciones en La Habana. Lo que realmente no sería poca cosa…

by José Antonio Gutiérrez D.

 

El día 6 de Noviembre se ha anunciado desde La Habana un acuerdo fundamental -aunque provisional- en torno a la cuestión de la participación política, un tema espinoso en los diálogos de paz entre las FARC-EP y el Estado colombiano. Falta mucho que cortar, clarificar, concretizar, pero la mesa de negociaciones puede mostrar algunos avances. Aunque el acuerdo, potencialmente, vaya más allá de la democracia liberal en un sentido estricto, sería ya gran cosa que la oligarquía comandada por Santos se comprometiera a respetar el marco democrático en la interpretación más estrecha del término. Pero, ¿podemos carecer tanto de sentido histórico como para creer en las promesas de la oligarquía más mentirosa y violenta del hemisferio?

267c82b730cdec5b478a5bbbbd6b6477.jpg

 


Negociaciones en La Habana. Lo que realmente no sería poca cosa…

El día 6 de Noviembre se ha anunciado desde La Habana un acuerdo fundamental -aunque provisional- en torno a la cuestión de la participación política, un tema espinoso en los diálogos de paz entre las FARC-EP y el Estado colombiano[1]. Falta mucho que cortar, clarificar, concretizar, pero la mesa de negociaciones puede mostrar algunos avances. Aunque, como todos sabemos, nada está acordado hasta que todo esté acordado. Cada vez la caverna uribista queda más aislada. Desde sus obscuras profundidades, gruñen y amenazan, con mucha violencia y poca inteligencia, para excitar los miedos, complejos, inseguridades y prejuicios en el subconsciente de las clases medias urbanas. No tienen absolutamente nada más que ofrecer al pueblo colombiano que promesas de más circo romano: tripas, cabezas rodando, cadáveres sanguinolentos en los horarios estelares de la televisión.

Por diversas razones, casi todo el resto del espectro político muestra optimismo. Con aires de sapiencia, nos dice un opinólogo que con este acuerdo “un grupo armado marxista-leninista acepta los principios de la democracia liberal. No es poca cosa”[2]. ¡Qué poco sabe del marxismo-leninismo este doctor en ciencias políticas! La valoración de la democracia liberal tiene una larga tradición en el marxismo-leninismo, desde las diversas teorías de la “fase de transición” hasta los “frentes populares” para derrotar al fascismo[3].

Lo que realmente no es poca cosa es que la oligarquía colombiana, tan acostumbrada a dominar mediante el uso y abuso de la fuerza, del estado de excepción o ahora de la emergencia social, del terrorismo estatal y la guerra sucia, de la eliminación física de la oposición, adhiera a un concepto de democracia liberal. Eso sí que es novedoso. No es casual que el modelo político colombiano, formalmente sea tan difícil de describir. El padre Javier Giraldo, que no tiene pelos en la lengua, la ha definido como una “democradura” o, de manera más exacta, como “esta democracia genocida”[4]… Con perspectiva sociológica, Antonio García la ha descrito con sobrada elocuencia:

La experiencia histórica de Colombia rectifica la generalizada creencia de que el absolutismo político sólo existe en aquellos países donde se han instalado cínicamente gobiernos de fuerza y no puede funcionar en un sistema de legalidad. En realidad, el absolutismo político nunca ha aparecido en la historia como una carencia absoluta de legalidad, sino como un sistema que es capaz de crear, a su arbitrio, su propia y acomodaticia legalidad”[5].

El quid de las negociaciones no es si la insurgencia cambia votos por fusiles, sino si la oligarquía colombiana renuncia a la guerra sucia contra el pueblo. Promesas son promesas, empero. Lo realmente importante no es lo que se acuerde en La Habana, sino lo que ocurra sobre el terreno de los hechos en Colombia. Hasta el momento, no hay muchas razones para pensar que la oligarquía va a abandonar, así de buenas, sus viejos hábitos. Ahí siguen los ministros de guerra y despojo agrario (Molano dixit[6]) torpedeando las negociaciones. Avanza la militarización del sur colombiano, de Caquetá, de Putumayo, los ametrallamientos y los bombardeos, mientras el gobierno mezquina un cese al fuego bilateral. Ahí está intacto el despojo violento, ejemplificado con la re-victimización de la comunidad reclamante de tierras de Pitalito, en el Cesar. Sigue la práctica de dar plomo a quienes piden pan, como lo demuestran las decenas de muertos durante los paros agrarios de este año. Prosigue el sistemático exterminio de dirigentes populares, como lo atestiguan los cobardes asesinatos recientes de César García en el Tolima, de Edier Otero y de Ana Isabel Valencia en el Quindío. Y se sigue blindando el terrorismo de Estado con dispositivos como la mal llamada ley de seguridad ciudadana y la insistencia del gobierno de Santos en sacar adelante una versión modificada de la ampliación del fuero militar que fuera tumbada por la Corte Constitucional.

De momento, pareciera que el gobierno de Santos estaría dispuesto a aceptar en el papel algunas reformas nada despreciables del sistema político y social colombiano. En lo concreto, pareciera empeñado en aniquilar a las fuerzas vivas de la sociedad que podrían exigir que estos acuerdos se implementen en la práctica. Por eso prosigue y hasta se incrementa la represión masiva y el asesinato selectivo hacia los movimientos populares a medida que se avanza en el ansiado acuerdo de paz. En eso consiste la democracia colombiana: en una fachada hermosa en la cual albergar un repelente matadero. Esto no es original del sistema colombiano. Como Poulantzas lo explica en su análisis del fascismo clásico, cuando el pueblo alcanza ciertas conquistas económicas o políticas, "la burguesía se dedica en primer lugar a modificar la relación real de las fuerzas sobre las cuales se han fundado estas conquistas, y sólo después pasa al ataque directo de las conquistas mismas. Y esto por una razón sencilla (...): con el fin de engañar al adversario y adormecerlo, ocultándole el lugar real de la lucha de clases”[7].

Aunque el acuerdo, potencialmente, vaya más allá de la democracia liberal en un sentido estricto[8], sería ya gran cosa que la oligarquía comandada por Santos se comprometiera a respetar el marco democrático en la interpretación más estrecha del término. Pero, ¿podemos carecer tanto de sentido histórico como para creer en las promesas de la oligarquía más mentirosa y violenta del hemisferio?

La paz con justicia social es indisociable de transformaciones estructurales; habrá que luchar por ellas, sin falsas ilusiones y sin amilanarse. El desmonte del paramilitarismo y del Estado terrorista no pasa por declaraciones de buena fe, sino por una profunda reforma agraria que les ataque en sus raíces. El derecho a la participación política de la oposición no pasa solamente porque ahora sí, la oligarquía se comprometa a respetar las reglas del juego democrático, sino que pasa por la derrota política de esa oligarquía mediante la movilización de masas, la construcción de expresiones de poder popular y el desarrollo de un potente movimiento que unifique, desde abajo y en la lucha, las diversas expresiones sociales que hoy claman transformaciones de fondo. Los gérmenes de ese movimiento ya se han echado con las movilizaciones populares que agitan a Colombia: falta un poco más de voluntad política para seguir avanzando. Si la oligarquía ha demostrado haber perdido todo impulso histórico, es la hora de que el pueblo se gobierne a sí mismo. Este proceso revelará nuevamente el terreno real en el que se está librando la lucha por Colombia, el cual la oligarquía trata por todos los medios a su alcance de ocultar.

José Antonio Gutiérrez D.
12 de Noviembre, 2013


[1] Puede consultarse el comunicado conjunto de La Habana en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=176504&titular=a...%F3n-
[2] http://www.razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-....html
[3] O al uribismo, en el actual contexto colombiano…
[4] Ver su importante documento “Colombia, esta democracia genocida”, 1994, Ed. Cristianisme i Justícia.
[5] “América Latina, Historia de Medio Siglo", Ed. Siglo XXI,1977, p.224
[6] http://www.elespectador.com/opinion/acento-regional-col...57520
[7] “Fascismo y Dictadura”, Nicos Poulantzas, Ed. Siglo XXI, 2005, p.158.
[8] Algo ya ha sido escrito por Alfredo Molano en su columna habitual en El Espectador http://www.elespectador.com/opinion/acento-regional-col...57520

 

Comments (2 of 2)

by Fernando Fuentes
 

A juicio del abogado y politólogo colombiano Carlos Lozano Guillén, el acuerdo alcanzado sobre la participación política de la guerrilla "es clave para el fortalecimiento de la democracia".

Abogado, periodista y politólogo colombiano, Carlos Lozano Guillén es un conocedor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). El director del semanario comunista Voz no sólo es coautor del libro "¿Qué, Cómo y cuándo negociar con las Farc?" (2008), sino también un ex mediador ante la guerrilla para la liberación de rehenes. Desde La Habana, donde se desarrollan los diálogos de paz entre el gobierno del Presidente Juan Manuel Santos y los rebeldes, Lozano explica a La Tercera los alcances del acuerdo logrado este miércoles sobre la participación política de las Farc una vez que dejen las armas.

No sé si es el más importante de la agenda, pero es clave para el fortalecimiento de la democracia y la fractura del sistema bipartidista imperante. Es un golpe al clientelismo y al ventajismo de la política colombiana. Falta aún disolver las estructuras paramilitares que soportan el régimen y depurar las fuerzas militares. Falta un buen trecho para que Colombia erradique la violencia como ejercicio del poder dominante. Pero se avanza en este acuerdo y es importante.

Algunos expertos sostienen que, una vez que se firme la paz y dejen las armas, las Farc harían política mayoritariamente en el área rural. ¿Comparte esa opinión?

No sólo en las áreas rurales, también en las urbanas. Las Farc son una guerrilla de origen campesina pero con raíces en el movimiento sindical, social y popular. Su presencia es notoria en el campo y en la ciudad. No se puede subestimar.

Al ritmo con que avanza el diálogo, parece difícil que se cumpla la aspiración del Presidente Juan Manuel Santos de firmar la paz con la Farc en "al menos un año", como dijo. A su juicio, ¿cuándo es realista esperar un acuerdo final?

No es posible la paz exprés que pretende el gobierno. El tiempo es el razonable, es decir, el estrictamente necesario para allanar el camino de la paz en un conflicto de seis décadas de duración. No me atrevo a vaticinar un tiempo, pero se requiere celeridad sin convertir la paz en rehén de la reelección del Presidente Santos.

La prensa colombiana también ha apuntado que la prolongación de este ciclo de negociaciones obedece al deseo de Santos de imprimir un nuevo ritmo al proceso de paz para evitar que coincida con la campaña para las elecciones presidenciales de 2014. ¿Santos se juega la reelección con el logro de este acuerdo?

Santos quiere utilizar el proceso de paz en función de su reelección y ello no es conveniente. Aunque el tema de la paz es parte del debate electoral. Por eso es inconveniente suspender la mesa en el tiempo de la campaña electoral. La paz es un tema político por esencia y debe discutirse en profundidad. Es pertinente que los candidatos se destapen frente a la paz o la guerra, es el asunto crucial del momento actual.

 

by Carlos Lozano 
 

Como dice el refrán: “Después de la tempestad viene la calma”. Así se podría decir, después de que los voceros del Gobierno Nacional y de la guerrilla de las FARC-EP anunciaron el pasado miércoles 6 de noviembre, en La Habana, el acuerdo parcial sobre el segundo punto de la agenda, contenida en el “Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de la paz estable y duradera” que rige los diálogos entre las dos partes en la capital cubana.

Nunca antes la Mesa de La Habana estuvo tan amenazada como en las últimas semanas, por las presiones del tiempo o de la paz exprés, esencial en la aspiración reeleccionista del presidente Juan Manuel Santos. Se habló desde la parte oficial de ruptura y las dos partes acariciaron la posibilidad de suspender los diálogos durante la campaña electoral. Las voces más sensatas se opusieron a las dos alternativas, funestas para el anhelo de paz de los sectores democráticos del país. Sin embargo, el comunicado conjunto hizo renacer la confianza en el país y en el exterior de que es posible avanzar en el diálogo para el logro de la paz en Colombia.

El Comunicado conjunto

“De acuerdo con dicha Agenda, hemos logrado consensos sobre los siguientes temas:

1. Derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política en general, y en particular para los nuevos movimientos que surjan luego de la firma del Acuerdo Final. Acceso a medios de comunicación.

2. Mecanismos democráticos de participación ciudadana, incluidos los de participación directa, en los diferentes niveles y diversos temas.

3. Medidas efectivas para promover mayor participación en la política nacional, regional y local de todos los sectores, incluyendo la población más vulnerable, en igualdad de condiciones y con garantías de seguridad.

Lo que hemos convenido, en su desarrollo, profundiza y robustece nuestra democracia, ampliando los derechos y garantías para el ejercicio de la oposición, al igual que espacios de participación política y ciudadana. Promueve el pluralismo y la inclusión política, la participación y la transparencia en los procesos electorales y el robustecimiento de una cultura política democrática.

Constituye una apertura democrática en el marco del fin conflicto. La construcción de la paz requiere de participación ciudadana en los asuntos de interés público, en especial en los territorios más afectados por la violencia y, también, en los mecanismos de implementación del presente Acuerdo.

El ejercicio de la oposición política es fundamental para la construcción de una democracia amplia. Ello cobra mayor relevancia luego de la firma de un Acuerdo Final, que abrirá espacios para que surjan nuevos movimientos políticos que requerirán garantías para el ejercicio de la política.

Se establece que, se convocará en un evento nacional a los voceros de partidos y movimientos políticos para integrar una Comisión que defina los lineamientos del estatuto de garantías para los partidos que se declaren en oposición. La línea de tiempo se convendrá en el sexto punto de la Agenda.

Se acordó que esta Comisión, mediante la realización de un foro, facilitará la participación de voceros de organizaciones y movimientos sociales, expertos y académicos para que hagan sus propuestas sobre el Estatuto de la Oposición. Y sobre estos lineamientos, se elaborará la normatividad correspondiente”, consigna el documento suscrito por las dos partes.

Importantes acuerdos

Aunque el acuerdo es parcial, porque quedaron 14 temas pendientes, “todos muy importantes”, lo pactado está consignado en 20 cuartillas y se refiere a aspectos significativos de la participación política y los derechos de la oposición. No se reduce a las garantías para las FARC ni a curules que la guerrilla recibirá a cambio de la dejación de las armas, como dicen con sesgo o con mala intención algunos medios de comunicación, sino al fortalecimiento de la democracia y a los derechos de la oposición en el marco de mayores garantías para la participación política.

En el transcurso de la próxima ronda, que tendrá inició el 18 de noviembre, las partes informarán del contenido de lo acordado.

El jefe de la delegación gubernamental, Humberto de la Calle Lombana, en El Espectador del pasado domingo 10 de noviembre, analiza “el verdadero significado del acuerdo” y dice: “En las 20 cuartillas que contiene el acuerdo se trataron al menos 22 temas relevantes. Muy pronto habrá un informe conjunto para informar con más detalles a la ciudadanía”.

Sobre los temas pendientes, algunos serán rediscutidos al final, otros en los siguientes puntos de la agenda y también unos pocos pasarán a instancias definidas que los analizarán y buscarán los consensos con partidos políticos y movimientos sociales. Es indispensable bajo el principio de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”. Los miembros de la delegación de paz de las FARC-EP declararon que el punto de la participación política es clave para “que se abran las puertas de la verdadera democracia”.

El trabajo fue intenso para lograr el acuerdo. Iván Márquez dijo para VOZ: “Aquí no ha habido vacaciones, hemos trabajado día y noche, a la mesa entregamos sesenta documentos sobre este punto”. Humberto de la Calle Lombana también reconoció ante los medios la voluntad y el empeño de las FARC-EP para que este feliz momento llegara.

Iván Márquez y Humberto de la Calle Lombana, cada uno en las declaraciones a los medios, recalcaron que el trabajo fue arduo y el acuerdo logrado es histórico y contribuye a fortalecer la democracia y la participación ciudadana.

A juicio de varios dirigentes políticos consultados, en particular algunos representantes de la izquierda, señalaron que los acuerdos sobre este tema deben ser de “aplicación inmediata, porque son obligaciones constitucionales”, no debe esperarse hasta la firma de la paz. La democracia debe fortalecerse con los acuerdos de La Habana y los aportes de las fuerzas sociales y progresistas del país.-

 

Anarkismo.net is a international anarchist-communist news service
sobre-las-negociaciones-en-la-habana.jpg

Partager cet article

Repost 0

commentaires

Miguel Bakunin

 

 

Carl Sagan

Así, a medida que la ciencia avanza, Dios parece tener cada vez menos que hacer. Es un gran universo, desde luego, por lo que Él, Ella o Ello, podría estar ocupado provechosamente en muchos sitios. Pero lo que evidentemente ha ocurrido es que ante nuestros propios ojos ha ido apareciendo un Dios de los vacíos; es decir, lo que no somos capaces de explicar, se lo atribuimos a Dios. Después, pasado un tiempo, lo explicamos, y entonces deja de pertenecer al reino de Dios. Los teólogos lo dejan de lado y pasa a la lista de competencias de la ciencia.

 

Carl Sagan: “La diversidad de la ciencia” [2007]



 

Stepehen Hawking

"La estirpe humana no es más que un sustrato químico en un planeta pequeño, orbitando alrededor de una estrella mediana, en los suburbios de una galaxia del centenar de miles de millones que existen"

 

Carlos Marx

“Durante el curso de su desarrollo, las fuerzas productivas de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo cual no es más que su expresión jurídica, con las relaciones de propiedad en cuyo interior se habían movido hasta entonces. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas que eran, estas relaciones se convierten en trabas de esas fuerzas. Entonces se abre una era de revolución social” (1859)

 

 

Albert Einstein

Si una idea no parece absurda

de entrada,

pocas esperanzas

hay para ella.-

 

Groucho Marx

"El secreto de

la vida es

la honestidad y

el juego

limpio, si puedes

simular eso,

lo has conseguido."  

  

MARX, Groucho (1890-1977) 
Actor estadounidense