Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
16 décembre 2013 1 16 /12 /décembre /2013 07:30

Línea de Fuego

Estamos obligados a reconocer que el totalitarismo, o cierta versión suya, se instaló en el sistema jurídico de Yanquilandia a partir del 11-S en el amplio espectro de la persecución al fundamentalismo islámico el cual, de un tiempo a esta parte, devino en cabeza de turco imperio-global. El ataque a las Torres Gemelas situó al siglo XXI frente a hechos inesperados e insólitos. Nuevas doctrinas surgieron de los tanques de pensamiento occidentales como, por ejemplo, la doctrina de la guerra infinita que viene aplicando Estados Unidos en los albores de la nueva centuria y que, de momento, ha tenido como muestras solamente a Afganistán e Irak, con sus deplorables consecuencias. Pero ambas muestras no han podido contener ni satisfacer los alcances de la Ley Patriota, columna vertebral del sistema jurídico renovado que se ha instalado en Estados Unidos.

Todo el retroceso jurídico y constitucional del imperialismo norteamericano no pareciera ser una etapa pasajera, al contrario, con las denuncias de Wikileaks y las de Snowden se complica el panorama de una sociedad supuestamente democrática y libre, basada en los preceptos más ortodoxos del liberalismo clásico, donde el Gobierno ha devenido en su negación según la constitución americana. Este panorama que ha emergido del 11-S; de las dos guerras de Irak; de la de Afganistán; de la Ley Patriota; y de los desafíos de la primavera árabe, del uso de la OTAN para matar civiles libios; de la pretensión unilateral de atacar a Siria, del establecimiento de un nuevo modo operandi con Irán (denunciado con vehemencia por la potencia sionista de la zona); todo este panorama que es como la expresión visible y bélica de la crisis civilizatoria del capitalismo ha dado pie para que múltiples analistas den por seguro el declive de Yanquilandia como imperio unipolar, y parece que lo mejor está por verse.

La caída de los imperios es una constante en la historia política de la humanidad, desde la antigua Grecia hasta el edicto de Constantino que, como se sabe, hizo del romano un imperio cristiano. Contemporáneamente, durante el desarrollo del sistema capitalista, los imperios, cada uno, ha tenido su siglo. Se ha reflejado en las colonias la hegemonía en las metrópolis. Los imperios de la vieja Europa dieron paso al norteamericano luego de la Primera y Segunda guerras mundiales. Especialmente a partir de esta última, ya que la Unión Soviética apareció entre los victoriosos y debía ser abatida. Lo que todavía no sabemos con certeza es en qué medida la Unión Soviética era un peligro real para Estados Unidos y occidente; o, simplemente, una justificación para los aparatos de dominación del capitalismo de la segunda mitad del siglo XX.

Las tesis declivacionistas abundan como el arroz. Van desde la izquierda radical dogmática hasta la derecha más reaccionaria con la cual podamos toparnos. La más seria desde luego es la de Toni Negri en su trilogía Imperio, Multitud y Commonwealth, que seguimos de cerca, a pesar de tener fuentes posmodernistas que rechazamos completamente. Aunque la de Negri no es propiamente declivacionista; ausculta los procesos que permiten la emergencia del imperio global a partir de la insostenibilidad del imperialismo químicamente puro y solo en un marco capitalista avanzado donde la multitud, y no el pueblo, es quien protagoniza la resistencia al dominio.

A su vez, la práctica política es la que nos dirá la última palabra en torno al declive del imperialismo norteamericano. Y, de momento, todo apareciera estar atado y bien atado, salvo en la crisis civilizatoria del capital en la cual descolla que no hay sustitutos a mano para el capitalismo, tal como están las cosas. ¿Los hubo antes, en 1917, en 1936 o en 1949 y 1959?

Otra tesis, la que maneja Atilio Boron en su extraordinario ensayo América Latina en la geopolítica del imperialismo (Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Caracas, 2013) es quizá más acertada.

Ningún imperialismo ha contado con un patio trasero que, en el caso gringo, es todo un hemisferio, el occidental. Para devenir en el hegemón de la comarca global requiere Estados Unidos meter en cintura a su patio trasero. Causando la discordia entre los sureños e imponiendo la gobernanza de sus multinacionales. En el caso mexicano, a través del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) es ya casi un hecho. Pero hay otros díscolos, entre ellos, la Venezuela bolivariana.-

 

en la linea de fuego

Partager cet article

Repost 0
Published by Verde - dans Esto y aquello
commenter cet article

commentaires

Miguel Bakunin

 

 

Carl Sagan

Así, a medida que la ciencia avanza, Dios parece tener cada vez menos que hacer. Es un gran universo, desde luego, por lo que Él, Ella o Ello, podría estar ocupado provechosamente en muchos sitios. Pero lo que evidentemente ha ocurrido es que ante nuestros propios ojos ha ido apareciendo un Dios de los vacíos; es decir, lo que no somos capaces de explicar, se lo atribuimos a Dios. Después, pasado un tiempo, lo explicamos, y entonces deja de pertenecer al reino de Dios. Los teólogos lo dejan de lado y pasa a la lista de competencias de la ciencia.

 

Carl Sagan: “La diversidad de la ciencia” [2007]



 

Stepehen Hawking

"La estirpe humana no es más que un sustrato químico en un planeta pequeño, orbitando alrededor de una estrella mediana, en los suburbios de una galaxia del centenar de miles de millones que existen"

 

Carlos Marx

“Durante el curso de su desarrollo, las fuerzas productivas de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo cual no es más que su expresión jurídica, con las relaciones de propiedad en cuyo interior se habían movido hasta entonces. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas que eran, estas relaciones se convierten en trabas de esas fuerzas. Entonces se abre una era de revolución social” (1859)

 

 

Albert Einstein

Si una idea no parece absurda

de entrada,

pocas esperanzas

hay para ella.-

 

Groucho Marx

"El secreto de

la vida es

la honestidad y

el juego

limpio, si puedes

simular eso,

lo has conseguido."  

  

MARX, Groucho (1890-1977) 
Actor estadounidense