Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
13 décembre 2013 5 13 /12 /décembre /2013 15:35

Anarkismo.net     http://www.anarkismo.net

 

El loco Ordóñez y las llaves de la paz

Friday December 13, 2013
 by José Antonio Gutiérrez D.

 

Parto aclarando que Petro no es ningún santo de mi devoción. Sin embargo su destitución e inhabilitación por 15 años es un escándalo, un atropello, una desmesura, que debería hacer reaccionar a cualquier persona con un mínimo de criterio.

f2c374d155b73bcbcad388697fbb88df.jpg

 


El loco Ordóñez y las llaves de la paz

Parto aclarando que Petro no es ningún santo de mi devoción. Le respeto su rol en denunciar los falsos positivos y la parapolítica cuando estuvo en el parlamento. También le respeto haber acabado con las bárbaras corridas de toros y haberse atrevido a reclamar el carácter público de ciertos servicios como alcalde. Pero me parece una persona desleal, que, como pocos, ha hecho un enorme daño a la izquierda con sus exabruptos, sus señalamientos y acusaciones temerarias (al Polo, a las protestas contra el Transmilenio, etc.), sus flirteos con la unidad nacional, su personalismo enfermizo, sus equívocas alianzas. Por mucho tiempo fue como una especie de “vedette de izquierda”, exhibida al mundo para demostrar lo “democrática” que es la “democracia” colombiana, que permite hasta a un ex guerrillero llegar a alcalde en la capital del país, como si la lucha armada fuera una especie de aberración histórica fruto de bandoleros y enfermos mentales, dando así un barniz “progre” a la visión de la paz como desmovilización y no como un acto de transformación radical. De izquierdista nada; sus coqueteos con quien sea para hacer carrera política son notables, y con la misma facilidad que coquetea con uno y con otro, aliena a antiguos aliados como Daniel García-Peña. Todavía no se me olvida cuando como parlamentario votó por el Procurador Ordóñez, un hecho lamentable, cuyo significado fue mucho más allá del voto en sí: de alguna manera, su voto le dio un espaldarazo, generando una idea de consenso político amplio en torno a este siniestro personaje asociado a lo más retrógrado de la elite colombiana. Lo repito: Petro no es santo de mi devoción.

Sin embargo su destitución e inhabilitación por 15 años es un escándalo, un atropello, una desmesura, que debería hacer reaccionar a cualquier persona con un mínimo de criterio. Esta es una medida arbitraria que demuestra el poder que ha alcanzado la caverna uribista enquistada en ciertas instituciones estatales. Esto no tiene nada que ver con supuestas irregularidades administrativas durante el proceso de desprivatización de la recolección de basura. Esta no solamente es una muestra de que en Colombia el “modelo económico no se toca” (como tantas veces lo ha dicho el gobierno), y que la oligarquía está dispuesta a todo para defender las privatizaciones y su lucro desmedido. Ante todo, esta medida demuestra que el círculo dorado que gobierna a Colombia no acepta la intromisión de foráneos en la gestión de la res-pública y que la exclusión política que ha azotado a la “democracia” colombiana por dos siglos sigue tan viva como nunca. Sin ser un izquierdista (a lo sumo un centrista), resultó inaceptable para la oligarquía. Cruel paradoja, que es mismo Procurador-Inquisidor que él ayudó a poner en su cargo, sea hoy el que le dé una estocada honda a su carrera política. Herido, desde el balcón de la alcaldía, fustigó al “fascismo” y denunció este atropello de Ordóñez como un golpe al proceso de paz, diciendo que constituía un “mensaje de guerra sobre La Habana”.

Las FARC-EP han tomado nota de este hecho. En una declaración emitida desde La Habana por la delegación de paz, decían que “la decisión del ultramontano procurador (…) afecta la confianza y la credibilidad. Desde hace varios años el establecimiento ha insistido hipócritamente en que el éxito de la figura de Petro era la demostración que en Colombia es posible realizar actividad política de izquierda, sin armas. Ayer, de un solo plumazo, Ordóñez nos dio a los alzados en armas una lección sobre lo que para la oligarquía significa la democracia en Colombia, y sobre las nulas garantías para ejercer un ejercicio político independiente”[1]. Sobre este hecho también se pronunció el Estado Mayor de esta organización, confirmando esta posición: “son precisamente la intolerancia, la ausencia de garantías para el ejercicio de la oposición política y la violencia recurrente del Estado, las causas de la larga confrontación armada que se libra en nuestro país. El fallo del señor Procurador simplemente lo confirma. (…) No es a las FARC-EP a quien el señor Petro debe conminar a perseverar en el proceso de paz. Es al gobierno nacional, que todos los días declara la guerra de mil modos distintos al pueblo colombiano (…) La paz con justicia social implica sentar a la vez unas bases mínimas para desterrar la inequidad. Y eso significa reformas estructurales en la economía, la política, la institucionalidad y la sociedad colombianas. Lograrlo sólo será posible si la inmensa mayoría de colombianos afectados por las políticas del régimen se levantan unidos a luchar por ello. Son ellos los llamados a apropiarse de la bandera de la paz, a mantenerla en alto por encima de la demagogia, las amenazas y el terror oficiales”[2].

Tanto Petro como los comunicados de los guerrilleros están en lo correcto en su juicio sobre esta arbitrariedad. Este acto demuestra que la oligarquía no está dispuesta a abandonar sus mañas a las buenas ni así tan fácil. Mientras se habla de paz, Santos es mezquino con la declaratoria de un cese al fuego y aumenta la militarización del país. El gobierno habla de garantías democráticas y refuerza el fuero militar, implementa la ley de seguridad ciudadana para criminalizar la protesta, y se desencadena el asesinato vil, cobarde y artero de dirigentes populares. Siempre que la oligarquía ha negociado la paz, ha aumentado el paramilitarismo, la guerra sucia, los bombardeos, la muerte. Siempre la paz tuvo enemigos “agazapados”. Pero hoy estos enemigos no tienen que agazaparse: vociferan y agreden a través del twitter, se enquistan en aparatos del Estado, como el Ministerio de Guerra, desde los cuales bombardean las negociaciones con todos los medios a su alcance. Ordóñez ha utilizado su poder en la Procuraduría para atacar a la izquierda, para favorecer a la ultraderecha y para poner en entredicho las resoluciones de la Corte Suprema que van a contravía de sus caprichos fascistas. ¿No es larga la lista de parapolíticos y corruptos por los que ha intercedido pidiendo “absolución disciplinaria”, entre los que contamos, a vuelo de pájaro, a Álvaro Araújo, Mario Uribe, Pimiento Barrera, Iván Díaz Mateus, Builes Ortega, Juan Pablo Sánchez, Mario Nader, Fuad Rapag, Óscar Suárez Mira, Óscar Josué Reyes, Javier Cáceres? Esto, para no mencionar a militares involucrados en serias violaciones a los derechos humanos como Plazas Vega, Jesús Armando Arias Cabrales y Hernán Mejía Gutiérrez por quienes también ha intercedido, buscando tumbar las condenas de las Cortes. Esa clemencia con la derecha paramilitarizada se convierte en inclemencia de Torquemada con figuras de izquierda, como Piedad Córdoba o el Dr. Miguel Ángel Beltrán, inhabilitados de ejercer cargo público por supuestos vínculos con las FARC-EP sin proceso penal y sin tener ellos condena en su contra. Desde ese quiste institucional en que se ha atrincherado el uribismo, ataca los esfuerzos de solución política al conflicto y alienta al militarismo.

Los enemigos de la paz son conocidos y se les tolera ¿por qué? Eso es lo que debe responder Santos. No puede utilizarse al proceso de paz cuando conviene políticamente, para luego atacar a la oposición y atizar la guerra según el mismo mezquino cálculo. Se le debe exigir a Santos señales claras y categóricas de respaldo al proceso de paz que se vive en La Habana, un proceso que, según lo acordado en la agenda original, requiere de urgente y profundos cambios sociales. Cambios que no ocurrirán si no son impulsados de manera decidida desde abajo, por la amplia movilización del pueblo. Este es el momento de demostrarle a Santos que no es él (ni mucho menos el loco Ordóñez) quien tiene la llave de la paz. Que el pueblo no acepta su chantaje político ni su pretensión de ser el candidato de la paz (utilizando la contradicción paz/guerra, santismo/uribismo, como una nueva versión del bipartidismo clásico). El pueblo movilizado debe demostrar que la llave de la paz les pertenece a ellos y que la puerta se cerrará, de un portazo, a la arbitrariedad, a la intolerancia, al macartismo, a la cultura de la muerte del otro. Exigir la renuncia del Procurador es un primer paso, pero uno de muchos más que habrá que dar. El cáncer no se cura con aspirinas, eso debería estar claro después de más de medio siglo de guerra.

José Antonio Gutiérrez D.
12 de Dciembre, 2013


[1] http://prensarural.org/spip/spip.php?article12860
[2] http://prensarural.org/spip/spip.php?article12864

 

Comments (1 of 1)

author by Gustavo Petro - El Tiempopublication date Fri Dec 13, 2013
 

Nuestro compromiso con los derechos humanos, el medio ambiente, las reivindicaciones de las mujeres, los derechos de minorías en su condición de población más vulnerable, incluidas minorías sexuales, fueron razón fundamental que animó a siete senadores del Polo Democrático a votar por Alejandro Ordóñez como nuevo procurador.

Las torvas insinuaciones expresadas por algunos militantes y el presidente del Polo, de haber recibido favores burocráticos a cambio de nuestro voto, desconocen mi postura ante administraciones públicas nacionales y distritales, incluidas las del Polo, en las cuales ni pedí y menos recibí cuotas clientelistas. Ya sentí esa falta de solidaridad al ser amenazado por las FARC, y cuando en solitario inicié el debate contra el paramilitarismo.

Meses atrás, Alejandro Ordóñez, motu proprio, expresó su deseo de interpretar nuestro interés en la defensa de la Constitución del 91 y en especial de los derechos humanos y del medio ambiente. Él se propuso como candidato de consenso, consciente del significado de esa condición, sabiendo de no necesitar de nuestro apoyo para ganar. Estaba en nuestras manos, la oposición política, aceptar su propuesta o permitir que se convirtiera en candidato y Procurador de partidos afectos al Gobierno.

Pudimos votar en blanco. Tal posición me pareció respetable y no critiqué a quienes la defendieron. Igual, Ordóñez sería Procurador, solo que con el apoyo exclusivo del oficialismo. Vimos que podíamos incidir y amortiguar los efectos perversos anunciados sobre la población que defendemos, mujeres y LGBTI, por efecto de las creencias del nuevo Procurador.

No encontramos, ni nadie nos lo hizo saber, alguna actuación de la que concluyéramos, había hecho uso de su investidura para darle rienda suelta a su fanatismo religioso. No entiendo cómo un sindicado de ultraderecha proyecta la sentencia que condenó al Estado, funcionarios públicos y a Los Masetos, por la masacre de La Rochela (Santander), en la cual fueron asesinados los integrantes de una comisión judicial que investigaba actuaciones, asesinatos y desapariciones en el Magdalena Medio.

En otra, Ordóñez, el persecutor de mujeres, sentencia y reconoce los derechos a una aseadora que había sido despedida sin ningún miramiento de una entidad pública después de más de veinte años de servicio, y hace prevalecer lo sustancial frente al formalismo de nuestra justicia. Como juez, Ordóñez ha sido fiel a la Constitución. No reparamos sus convicciones religiosas.

Como Procurador, ni Ordóñez dejará de ir a misa ni nosotros dejaremos de ser de izquierda. De incumplirse los compromisos temáticos construidos, seré el primero en manifestarlo y asumiré mi responsabilidad. Ellos consisten en crear una delegada especializada en reparación integral de víctimas de la violencia, adelanto eficaz y bajo la ley de los procesos que vinculan a funcionarios públicos con la comisión de delitos de lesa humanidad, compromiso de garantizar la igualdad de género en la administración pública, reunión inmediata con las organizaciones de derechos humanos del país y delegación especial para la no discriminación de la población LGBTI.

Sellaremos los acuerdos que se necesiten, con todos los partidos y miembros de la sociedad que se comprometan, para consolidar nuestro sueño de hacer prevalecer la democracia, derrotar las mafias que se tomaron al Estado y sacar a Colombia de la guerra. Antes, con el jefe político de Ordóñez, el asesinado líder conservador Álvaro Gómez, y durante el gobierno liberal de César Gaviria hicimos un gran acuerdo político y expedimos la Constitución de 1991.

Gustavo Petro, senador por el Polo Democrático Alternativo".

Related Link: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-3241523
 
http://www.anarkismo.net/article/26530
  

Anarkismo.net is a international anarchist-communist news service

Partager cet article

Repost 0

commentaires

Miguel Bakunin

 

 

Carl Sagan

Así, a medida que la ciencia avanza, Dios parece tener cada vez menos que hacer. Es un gran universo, desde luego, por lo que Él, Ella o Ello, podría estar ocupado provechosamente en muchos sitios. Pero lo que evidentemente ha ocurrido es que ante nuestros propios ojos ha ido apareciendo un Dios de los vacíos; es decir, lo que no somos capaces de explicar, se lo atribuimos a Dios. Después, pasado un tiempo, lo explicamos, y entonces deja de pertenecer al reino de Dios. Los teólogos lo dejan de lado y pasa a la lista de competencias de la ciencia.

 

Carl Sagan: “La diversidad de la ciencia” [2007]



 

Stepehen Hawking

"La estirpe humana no es más que un sustrato químico en un planeta pequeño, orbitando alrededor de una estrella mediana, en los suburbios de una galaxia del centenar de miles de millones que existen"

 

Carlos Marx

“Durante el curso de su desarrollo, las fuerzas productivas de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo cual no es más que su expresión jurídica, con las relaciones de propiedad en cuyo interior se habían movido hasta entonces. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas que eran, estas relaciones se convierten en trabas de esas fuerzas. Entonces se abre una era de revolución social” (1859)

 

 

Albert Einstein

Si una idea no parece absurda

de entrada,

pocas esperanzas

hay para ella.-

 

Groucho Marx

"El secreto de

la vida es

la honestidad y

el juego

limpio, si puedes

simular eso,

lo has conseguido."  

  

MARX, Groucho (1890-1977) 
Actor estadounidense